Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Mesa de apertura de la Jornada. De izquierda a derecha Aitor Etxarte, Mariluz Sanz y Olga Cuairán

El impulso del lenguaje claro y la lectura fácil en todos los ámbitos, clave para la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad

Así lo han puesto de manifiesto diferentes expertos/as durante unas jornadas organizadas por el CERMIN con la colaboración del Consejo Escolar y del Departamento de Educación del Gobierno Foral. El encuentro, dirigido a equipos directivos de centros educativos, ha tenido lugar este martes de 11.00 a 14.45 horas, en el Salón de Actos del Departamento de educación.

A continuación os mostramos el vídeo de la jornada.

NOTA: Por problemas técnicos, el vídeo no cuenta con audio, aunque si se puede seguir la sesión gracias a los subtítulos realizados para la accesibilidad del acto.

Un mayor uso de un lenguaje claro y sencillo y el impulso de la lectura fácil en todos los ámbitos de la vida, como en la relación de la administración con la ciudadanía, es fundamental para avanzar en la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad. Además, no solo beneficiaría a este grupo social, sino que sería positivo para personas mayores o extranjeros con bajo conocimiento del castellano o del euskera, en el caso de nuestra Comunidad Autónoma.

Así lo han puesto de manifiesto diferentes expertos/as durante una jornada sobre lenguaje claro y lectura fácil, organizada por el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra-Nafarroa (CERMIN).

Mesa de apertura de la Jornada. De izquierda a derecha Aitor Etxarte, Mariluz Sanz y Olga Cuairán

Estas jornadas, financiadas por el Gobierno de Navarra y organizadas en colaboración con el Consejo Escolar y el Departamento de Servicio de Ordenación e Igualdad de Oportunidades del Departamento de Educación, se han celebrado en el Salón de actos de dicho departamento. El espacio elegido era accesible a nivel arquitectónico y ha contado con subtitulado, bucle magnético e intérpretes de lengua de signos para las personas con discapacidad auditiva.

La jornada formativa, denominada ‘Lenguaje claro y lectura fácil. Herramientas para comprender y hacernos entender’, dirigida a equipos directivos de centros educativos, tenía como finalidad facilitar el conocimiento de dos herramientas que pueden resultar de gran utilidad para mejorar la calidad de comunicación en los centros, para “comprendernos y hacernos entender”: el lenguaje claro y la lectura fácil.

En palabras de Mariluz Sanz Escudero, presidenta del CERMIN y miembro del Consejo Escolar del Estado, “la comunicación debe ser accesible para garantizar la igualdad de oportunidades de las personas a la hora de ejercer sus derechos y sus obligaciones. Precisamente, estas jornadas se organizan con la idea de facilitar a los centros educativos herramientas que les sirvan de utilidad para comunicar de forma más efectiva sus mensajes a los padres y madres, a su alumnado o a otros grupos de interés”. Y es que, tal como señala Sandra Fisher-Martins, se produce un “apartheid de la información” cuando un sector de la ciudadanía no entiende aquellos documentos que necesitan para su vida cotidiana.

El movimiento de lenguaje claro surge en los países anglosajones en los años setenta del siglo pasado, vinculado al desarrollo de los derechos civiles. El objetivo del lenguaje claro, denominado en inglés “plain lenguage”, es realizar textos comprensibles para la población general con competencia lectora y que no es especialista en ámbitos como la administración, el derecho, la economía, la ciencia u otros.

En esta línea, la Federación Internacional de Lenguaje Claro establece que una comunicación es en lenguaje claro si el vocabulario, la estructura y el diseño son tan claros que la audiencia a la que se dirige el mensaje puede encontrar  con facilidad qué necesita, comprender lo que encuentra y utilizar esa información.

Por citar algunos hitos, en Suecia existe desde 1976 una comisión parlamentaria que revisa los textos legislativos para que sean comprensibles a la población y, desde el año 2010, existe en Estados Unidos una ley federal que obliga a que las administraciones federales publiquen en un lenguaje comprensible. Existen dos organizaciones a escala internacional (Clarity International y Plain) que promueven un lenguaje más comprensible en el ámbito legal. En España, su desarrollo es incipiente, aunque un hito fue la publicación de los manuales de la Comisión para la Modernización del Lenguaje Jurídico, promovida por el Ministerio de Justicia en el año 2011. En la actualidad, el Ayuntamiento de Madrid ha introducido de forma progresiva este estilo de redacción y ha creado un modelo de multas más sencillo de entender para la población. Si bien el desarrollo se ha centrado en el ámbito administrativo y legal, el lenguaje claro tiene una clara vertiente orientada a la divulgación del conocimiento y la educación.

En la mesa inaugural, han estado presentes Aitor Etxarte, presidente del Consejo Escolar de Navarra; Mariluz Sanz, presidenta del CERMIN y miembro del Consejo Escolar del Estado, y Olga Cuairán, jefa de la Sección de Servicios para Personas con Discapacidad de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas (ANADP).

Un momento de la intervención de Oscar García Muñoz

La primera ponencia ha corrido a cargo de Óscar García Muñoz, responsable de Proyectos de Accesibilidad de Plena Inclusión Madrid, y adaptador de textos a lectura fácil y lenguaje claro. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y posgrado en Accesibilidad Universal y Diseño para Todos por el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle y la Universidad Autónoma de Madrid, es autor del libro metodológico ‘Lectura fácil: métodos de redacción y evaluación’, publicado por el Real Patronato sobre Discapacidad en 2012. Es también traductor al español de las “Directrices para materiales de lectura fácil” de la IFLA y autor de un libro sobre lectura fácil orientado a profesores y maestros publicado por el Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativas. Asimismo, ha realizado más de 50 adaptaciones a lectura fácil, entre las que destacan la Constitución española, el Estatuto de los Trabajadores, folletos culturales y museísticos o libros infantiles.

Un momento de la intervención de Vanesa Alonso y Sonia Ganuza

La segunda ponencia la han impartido Sonia Ganuza y Vanesa Alonso, ambas trabajadoras del Servicio de Accesibilidad Cognitiva de ANFAS, entidad de Plena Inclusión Navarra. Vanesa Alonso Casado es autogestora y en el año 2014 obtuvo el certificado de “Formadora en Lectura Fácil”. En el año 2017 se formó como evaluadora de la accesibilidad cognitiva de espacios. Forma parte del grupo de trabajo de accesibilidad cognitiva de ANFAS. Pertenece a la red estatal de accesibilidad cognitiva de Plena Inclusión. A su vez, Sonia Ganuza Biurrun es psicóloga. Trabaja en la asociación ANFAS desde el año 1999 en diferentes programas encaminados a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias. En el año 2011 comienza su formación en lectura fácil obteniendo el certificado de “Formadora en Lectura Fácil” en el año 2014. Pertenece a la red estatal de accesibilidad cognitiva de Plena Inclusión. Es miembro del grupo de accesibilidad universal del CERMIN.

Finalmente, la jornada se ha clausurado, alrededor de las 14.40 horas, por Roberto Pérez, director general de Educación, y Manuel Arellano, vicepresidente del CERMIN.

En este enlace se pueden ver las imágenes de la jornada.