Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Imagen de unos objetos que reflejan exclusión
Imagen representativa de discriminación

CERMI preocupado por el aumento de delitos de odio, pide leyes que protejan a mujeres y niñas LTBI con discapacidad

La Fundación CERMI Mujeres (FCM) ha manifestado este jueves su preocupación por el «aumento de delitos de odio» en el país «por razón de orientación sexual, discapacidad, ideología o religión, entre otros» y, en este sentido, han reclamado políticas públicas y leyes que den una mayor protección a mujeres y niñas LTBI con discapacidad.

La entidad ha lanzado este mensaje durante la celebración del XXXIII webinario ‘No estás sola’ sobre diversidades sexuales de las mujeres y niñas con discapacidad.

En el encuentro, FCM ha reconocido que España cuenta con una sociedad «abierta a la diversidad sexual» y cuenta con «una legislación que lucha por los derechos» del colectivo LGTBI, aunque mira con recelo las situaciones de violencia homófoba registradas en las últimas semanas y, especialmente, el suceso de Samuel, el joven asesinado en A Coruña, que han condenado durante las jornadas. Para CERMI Mujeres, a pesar de los avances legislativos en este sentido, todavía existen «desafíos» en materia de «vigencia de los derechos humanos» ante los que «hay que estar vigilantes». En concreto, se ha referido a los «dos millones y medio de mujeres con discapacidad» que hay en España y que, según ha denunciado, «en muchas ocasiones, permanecen invisibles para la sociedad y en las políticas públicas que se adoptan».

La coordinadora de FCM, Isabel Caballero, ha hecho referencia al segundo Manifiesto de los Derechos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad de la Unión Europea en 2011, que pone en evidencia la múltiple discriminación que sufren las mujeres con discapacidad, y en el que ya se manifiesta que este colectivo no es un grupo homogéneo.

GARANTIZAR DERECHOS
En este sentido, recuerdan que «las mujeres con discapacidad lesbianas y bisexuales están expuestas a un mayor riesgo de exclusión, de abuso y de violencia, al tiempo que las mujeres con discapacidad transexuales están en una situación de mayor vulnerabilidad». Es por eso que piden garantizar derechos tales como el derecho a la familia, a las relaciones, a los contactos sexuales, a la maternidad, a todas las mujeres en nuestro país, y también con discapacidad, «sin excepción alguna».

Una de las participantes en el webinario, Ángeles Blanco, que desarrolla su actividad profesional en Confederación ASPACE, ha recalcado la necesidad de «prestar especial atención a los mandatos de género» y ha denunciado que «no existen espacios propios ni referentes para las mujeres lesbianas con discapacidad».

Además, ella misma ha narrado como en la universidad un profesor le negó la palabra por razón de su diversidad sexual y de su discapacidad; así como sus dificultades de acceso a la maternidad, o sobre los estereotipos sociales que ha tenido que sufrir a lo largo de su vida.

UN MOVIMIENTO ORGANIZADO PARA EMPODERARSE
También la periodista Isabel Quintairos, mujer lesbiana con discapacidad psicosocial, ha relatado su experiencia en cuanto a la discriminación que sufrió a nivel laboral por razón de su homosexualidad y cómo esta situación le generó una discapacidad sobrevenida.

Quintairos ha reclamado una legislación que ampare los derechos de las personas con diversidad sexual en el ámbito del trabajo; más normas de protección y, sobre todo, hacer cumplir las leyes que ya existen. Asimismo, ha defendido un movimiento de mujeres LTBI con discapacidad organizado para empoderarse.

La responsable de Igualdad de Género de la CNSE, Alba Prado, ha ofrecido, por su parte, su historia como mujer sorda y signante LTBI. Ella ha denunciado la invisibilidad que sufren y el hecho de que no existan referentes que permitan una construcción libre de la identidad. Prado ha creado junto a su mujeres la cuenta @Ohana.lavanda en Instagram, con el objetivo de normalizar la realidad de mujeres sordas bisexuales y de dar visibilidad a este colectivo. «La construcción de la identidad tiene que venir de la accesibilidad de la información», ha subrayado.

UN ANÁLISIS DE LA REALIDAD DEL COLECTIVO
En la jornada también han contado sus historias la activista LTBI Estefanía Sancho, mujer bisexual con discapacidad de Plena Inclusión, quien ha reclamado la formación del entorno familiar y académico, para evitar discriminaciones; o Ana Raya, mujer lesbiana con discapacidad, de COCEMFE, cuyo testimonio se ha centrado en rechazar la infantilización y la sobreprotección que sufren por parte de su entorno las mujeres con discapacidad.

Finalmente, el presidente del Comité de Diversidades Sexuales LGTBI y Discapacidad del CERMI, Jesús González Amago, ha anunciado el primer gran estudio del análisis de la realidad de las personas LGTBI con discapacidad en España, en el que están trabajando CERMI, Fundación ONCE y FELGTB. Además, ha mostrado su intención de abrir un repositorio web con toda la información que las entidades de la discapacidad han publicado sobre diversidad sexual.

FUENTE: Europa PRESS