Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Conocer las barreras de Estella desde una silla de ruedas

El edil del PSN Jorge Crespo recorre la ciudad, de la mano de Amife, para tomar nota de los problemas de accesibilidad existentes

El concejal del PSN del Ayuntamiento de Estella Jorge Crespo ha querido recorrer la ciudad de la mano de la Asociación de Personas con Discapacidad Física de Tierra Estella (Amife) para conocer de primera mano los problemas a los que se enfrentan diariamente quienes se mueven en la ciudad con una silla de ruedas, empujando un carrito, etc. Crespo, durante más de 4 horas, tuvo la oportunidad de visitar gran parte de los barrios acompañado del presidente de Amife, Javier Vergara, y del arquitecto de la asociación, Miguel Martínez de Morentin.

Reconoce que fue una experiencia complicada, en la que tuvo más de una caída y en la que se enfrentó a decenas de obstáculos, pero cree que le ha servido para tomar nota. “Es una experiencia que recomiendo a todos los concejales para que conozcan mejor los problemas que hay”, decía ayer el joven concejal. “Hay cosas que cuando vas andando ni te fijas, pero en una silla todo cambia”.

La idea de moverse en una silla, que le prestó la propia asociación, nació después de que antes de las elecciones el PSN se reuniera con Amife para conocer sus necesidades. “Entonces nos comentaron que habían presentado muchos proyectos al Ayuntamiento y no se les tenía en cuenta. Después surgió esta idea”.

Durante esas horas, recorrieron juntos el barrio de Lizarra, la plaza de los Fueros, plaza de Santiago, Merkatondoa, la travesía o el barrio monumental. “Hay muchas actuaciones que apenas necesitan inversión y se pueden hacer echando cemento para evitar escalones. Otras requieren más inversión y se pueden ir haciendo, y hay otras que casi son imposibles”.

Su idea es recopilar todo ese listado de necesidades con la ayuda de la asociación y proponer que el Ayuntamiento vaya mejorando poco a poco la accesibilidad. “Por ejemplo, en muchos pasos de cebra, como en el paseo de La Inmaculada, tras la bajada hay un borde donde choca la silla. Yo me caí y salí disparado. Y otra cosa que se puede cambiar son algunos pasos de cebra, que apenas duran 13 segundos y no da tiempo de cruzar”. No se olvida del desgastado pavimento de la plaza de los Fueros y el barrio monumental, de cruces con una acera rebajada y la otra no, o de enormes rampas sin agarradero. “Hay mucho que hacer, y ya”.

Diario de Noticias, miércoles 26 de agosto de 2015.