Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Imagen de una oficina del Servicio Navarro de Empleo
Imagen de una oficina del Servicio Navarro de Empleo

Más empleo de calidad y corregir las desigualdades sociales, de género y territoriales, objetivos del nuevo Plan de Políticas Activas de Empleo 2021-2024

  • La inversión alcanza los 277 millones, un 47% más que el anterior Plan, cumplido al 93,5%.

 

El nuevo Plan de Políticas Activas de Empleo (PAE) 2021-2024 se centrará en la creación de empleo de calidad y en corregir las brechas sociales, formativas, de género y territoriales.

Además, contempla acciones para reactivar los sectores afectados por la pandemia; impulsar la transformación digital; e incorpora la perspectiva de la adaptación de políticas y de la motivación a personas y empresas para guiar el cambio social, productivo, empresarial y cultural.

A las 254 medidas previstas, el Gobierno destinará 277.097.215 euros en los cuatro años de vigencia: 75,45 millones en 2021; 74,88 en 2022; 68,9 en 2023 y 57,8 en 2024; principalmente a través de fondos que gestiona el Departamento de Derechos Sociales, si bien participan otros departamentos como Educación, Justicia, Políticas Migratorias, o los institutos de Igualdad y Juventud.

El Gobierno de Navarra – con presencia de la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu y  el consejero de Educación, Carlos Gimeno-; Carlos Fernández Valdivieso, secretario general de la Confederación Empresarial Navarra (CEN); Ignacio Ugalde, por la Confederación Empresarial de Economía Social (CEPES) de Navarra; Chechu Rodríguez, secretario general de CCOO; y Jesús Santos, por UGT,  han comparecido hoy ante los medios informativos para presentar el acuerdo alcanzado en el consejo de gobierno del SNE-NL el pasado lunes, en el marco del nuevo Plan de Empleo de Navarra.

El Plan PAE se estructura en cinco grandes objetivos: crear más empleo de calidad y disminuir el desempleo (71,3 millones en los cuatro años de vigencia, el 25,7% del presupuesto total); mejorar la empleabilidad y potenciar la autonomía de las personas (47,6 millones, 17,2%); y, como tercero, facilitar el empleo inclusivo y la igualdad de oportunidades (114,4 millones, el 41,3%).

Un cuarto bloque aborda la transformación digital y el fortalecimiento del del SNE-NL como vía para mejorar servicios, (3,48 millones, 1,3% del total del presupuesto); y el quinto está dirigido a reforzar la coordinación del plan PAE con el resto de estrategias y políticas del Gobierno de Navarra (15% del presupuesto, con 40 millones de euros, de los que 16,5 millones aportará el Departamento de Educación).

Este acuerdo 2021-2024 da paso al suscrito para el periodo 2017-2020, con un 93,5% de medidas ejecutadas o en proceso y con un 6,45% de medidas no iniciadas, con 188 millones presupuestados. El nuevo acuerdo reconoce ser un “instrumento vivo”, modificable o adaptable en función a las necesidades, como ha sucedido con el hasta ahora vigente debido a la pandemia.

Nunca un esfuerzo tan importante: un 47% más de presupuesto

La consejera Maeztu ha mostrado su confianza en este Plan, – “un plan con entidad propia dentro del Plan de Empleo”, ha recalcado – para superar la crisis generada por la pandemia; activar a las personas en desempleo; y favorecer el desarrollo profesional de las personas ocupadas.

Un Plan con un 47,4% más de presupuesto que en la anterior estrategia: “Nunca se había hecho un esfuerzo tan importante de inversión en políticas de empleo. Un esfuerzo posible también gracias al compromiso del Gobierno de España, que ha incrementado sustancialmente su presupuesto para empleo, y gracias a los denominados Fondos Europeos”, ha valorado.

La consejera ha subrayado que este plan y del Plan de Empleo constata el “empeño” en dar un “gran impulso de transformación de la economía navarra, que llegue a todos y todas”.

Por su parte, el consejero Gimeno ha destacado que la reciente asunción de competencias en materia de formación acreditable para el empleo por parte del Departamento de Educación incrementa el “compromiso” de este departamento en el desarrollo de las PAE y la contribución a la adaptación de la población trabajadora a las cambiantes necesidades de cualificación y recualificación derivadas de los continuos cambios tecnológicos y organizativos que se producen en los sectores productivos y de servicios”.

Gimeno que recordado que el Departamento también contribuye a las políticas de activación, además de con la formación profesional a lo largo de la vida, a través de la orientación profesional que presta en sus centros, con el compromiso de inclusión.

Sin duda, las Políticas Activas de Empleo, con su apuesta por la formación, orientación e intermediación, contribuirán a la mejora de la empleabilidad de las personas trabajadoras y, en consecuencia, al incremento de la competitividad de nuestras empresas que finalmente desemboca en la generación de empleo de calidad, todo ello desde una perspectiva de igualdad de oportunidades para todos.”

Por su parte, la gerente del SNE-NL, Miriam Martón, ha recordado cómo la pandemia obligó a suspender las conversaciones para poder dedicar esfuerzos a adoptar medidas urgentes (Plan de Choque). “El SNE-NL se adapta rápidamente a las situaciones, y la participación y compromiso revitalizado de los agentes presentes en el Consejo de Gobierno ha dado como resultado un documento estratégico dirigido a los colectivos más afectados por la crisis, con un refuerzo financiero y políticas dirigidas a transformar el modelo productivo, que ha de ser más sostenible, responsable socialmente, ecológico y digital, desde el fortalecimiento del SNE-NL como vía para la efectividad en la puesta en marcha de políticas de activación, alineadas con toda la estrategia de Gobierno”.

Concertación, inclusión, calidad en el empleo y evaluación

Carlos Fernández Valdivielso (CEN) ha recalcado que el Plan PAE, uno de los seis ejes del Plan de Empleo suscrito este miércoles, es “fruto de la apuesta por la concertación social de los principales agentes de nuestra Comunidad”. “No ha sido sencillo alcanzar los acuerdos y, por ello, queremos poner en valor la capacidad de adaptación de todas las organizaciones en un contexto económico y social de gran incertidumbre. No obstante, su aprobación llega en un momento óptimo: la llegada de fondos europeos que facilitará, sin duda, el despliegue de las actuaciones, y la mejora de la actividad económica”, ha recalcado.

El secretario general de la CEN ha destacado medidas como la atención a los sectores más afectados por la crisis; la apuesta decidida del SNE-NL por acercar sus servicios a las empresas; la colaboración público-privada; los incentivos a empresas; el impulso para la transformación de los modelos organizativos; la transformación digital y la economía verde, y, por último, la apuesta por los modelos duales de formación.  También ha enfatizado el esfuerzo para fortalecer la cohesión social a través de las empresas y la cohesión social. Políticas que contribuirán, ha dicho, a la competitividad empresarial y la generación de empleo de calidad, con una perspectiva de igualdad de oportunidades.

Ignacio Ugalde, presidente de CEPES Navarra, ha puesto el acento en la oportunidad del PAE para “avanzar en el fomento del empleo digno y la mejora de la empleabilidad de las personas, cuestiones fundamentales para la Economía Social que se han incorporado en el Plan con el objetivo de generar un trabajo más inclusivo, que contribuya a reducir las desigualdades a la vez que atrae el talento, que facilite la incorporación de mujeres y jóvenes en los sectores más masculinizados o envejecidos y que ayude a reducir la despoblación en las ciudades pequeñas y áreas rurales”.

Ha mostrado su confianza en que el PAE contribuya a reforzar la Economía Social en Navarra y con ello a potenciar un “tejido empresarial más sólido, que genere un desarrollo más sostenible y mayor cohesión social y territorial”.

Chechu Rodríguez ha destacado que el Plan recoge medidas propuestas por CCOO para combatir la creciente precariedad, avanzar en el empleo de calidad, reducir el desempleo generado por la pandemia y revertir la desigualdad, orientadas a “reforzar un modelo productivo sostenible e inclusivo, que no deje a nadie atrás”. “Son programas y servicios de formación, de orientación y empleo que deben llegar a todos los grupos golpeados por la crisis; conectar oferta formativa con necesidades empresariales y territoriales; o eliminar brechas”, ha insistido.

Para CCOO, el verdadero reto va a ser ejecutar y poner en marcha todas estas medidas, que lleguen cuanto antes a la ciudadanía y a las personas que más lo necesitan.

Marisol Vicente, en representación de UGT, ha realizado una “valoración muy positiva” de este pilar del Plan de Empleo, porque, conforme al objetivo principal del sindicato durante la negociación, se ha conseguido “poner a las personas en el centro de las Políticas Activas de Empleo”. “El objetivo general de las PAE es terminar con el desempleo, las desigualdades y dotar a las personas más vulnerables de la formación y los recursos necesarios para aumentar su empleabilidad”, ha comentado, confiando en la eficacia de las actuaciones, por lo que ha destacado el sistema de evaluación y seguimiento consensuado.

Imagen de una oficina del Servicio Navarro de Empleo
Imagen de una oficina del Servicio Navarro de Empleo

Principios y colectivos prioritarios

El Plan, con un total de 17 áreas de intervención, ha sido redactado sobre los principios de transversalidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, “accesibilidad” territorial e incentivando el derecho subjetivo a la promoción y formación profesional y la coordinación con otros planes y estrategias tanto de Navarra, como estatales y europeas, entre Reactivar Navarra, el plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, la nueva Estrategia de Empleo y el futuro Real Decreto en materia de Políticas Activas de Empleo; y en el ámbito europeo, Agenda 2020-2030 y con los Fondos Next Generation.

A los colectivos tradicionales de intervenciones (jóvenes y personas migrantes, con discapacidad, en desempleo de larga duración o en riesgo de exclusión), este PAE también cita la intervención con las personas con formación básica o Bachiller.

Y específicamente, cita también a las mujeres desempleadas o que han pasado a la “inactividad” laboral por cuidado de personas en la pandemia y aquellas pertenecientes a los sectores más castigados, servicios culturales y recreativos, alojamientos turísticos y hostelería.

Incentivos a mujeres en empresas

Cerca de 60 medidas emanan del primer objetivo, crear empleo de calidad y disminuir el desempleo.

En el ámbito del fomento del empleo en empresas y entidades locales (38,7 millones, en torno a 9,6 anuales, fundamentalmente incentivos), coge peso la incorporación de mujeres jóvenes en puestos STEM y las contrataciones estables a mujeres, especialmente en sectores donde están subrepresentadas; en los afectados por la crisis sanitaria (hostelería, comercio e industrias culturales y creativas); y en otros con más afección del desempleo.

También es novedosa el enfoque de incentivar la contratación en zonas rurales de jóvenes y mujeres; y la contratación estable de personas sin Formación Profesional para el Empleo. Se promoverá especialmente el acceso a las ayudas a pymes.

El plan asegurará que el empleo  incentivado por el SNE-NL sea “de calidad”, medida cuya implantación ya había empezado a ejecutar el organismo a través de una reciente reordenación de las ayudas.

En el ámbito del emprendimiento, el Plan contempla un incremento presupuestario sustancial, con inversión de 22,6 millones en cuatro años. Sobresale la partida dedicada a la promoción del emprendimiento y el trabajo autónomo: de los 2 millones anuales ejecutados en los últimos años a una dotación que supera los 5 millones en 2021, y de 14,7 en los cuatro años de vigencia.

El Plan también pone el acento en la sensibilización, el asesoramiento y la identificación de proyectos y en la sostenibilidad o consolidación de los negocios ya creados; y fomenta las mentorías y la generación de redes de colaboración.

En Economía Social, a las medidas ya vigentes, se suma la promoción de esta familia empresarial en las zonas rurales; en el ecosistema emprendedor y en empresas en crisis, de cara a su transformación en empresas de economía social. El SNE-NL dedicará 8,5 millones de euros en cuatro años, 2,17 anuales.

Y para estimular la creación de empleo de calidad a través de la contratación pública (126.900 euros de presupuesto), el Plan avanza controles en el Gobieron de Navarra y principales ayuntamentos para el cumplimiento de la reserva de contrato; y medidas para que resuelten efectivas las cláusulas sociales. También sobresale el interés por fomentar la participación de pymes  en concursos públicos y el fomento de la contratación pública en zonas rurales.

Finalmente, el SNE-NL destinará 1.184.450 euros a mejorar su servicio de intermediación, la calidad de los servicios a empresas y la interlocución con los entes empresariales (asociaciones, clusters, etc) para anticipar y resolver necesidades.

Orientación y formación: prioridades

Para mejorar la empleabilidad y potenciar la autonomía de las personas (50 medidas, segundo objetivo estratégico, el Plan acentúa dos líneas de intervención: la promoción de programas coordinados, que integran diferentes políticas de activación (orientación, formación, capacitación, seguimiento y acompañamiento a la inserción,  e individualizados; y la formación para el empleo con énfasis en las competencias transversales.

Un total de 10,6 millones de euros se destinarán a fortalecer la red de orientación, con el foco puesto en personas con mayores dificultades para alcanzar la autonomía. A los cerca de 2 millones anuales para la red de orientación profesional, se suman medidas como la  mejora de herramientas y la coordinación de la red.

Otros 37 millones irán destinados al área de formación, entre 7 y  10 anuales. Destacan 6,8 millones para activar a personas procedentes de sectores afectados por la pandemia; 8 millones para programas mixtos de formación y empleo; 2,4 millones específicos para impulsar la participación de mujeres en formación vinculada a sectores donde está infrarrepresentada, con compromiso de contratación; 6 millones específicos para mejorar los niveles de cualificación de grupos con mayor necesidad; y cerca de 3 millones para formación impartida directamente por el SNE-NL.

Empleo inclusivo e igualdad de oportunidades: 41% del Presupuesto

En el ámbito de la igualdad de oportunidades (98 medidas), un total de 63,8 millones irán destinados al empleo de personas con discapacidad (57,1 millones, a razón de 14,2 anuales, para subvencionar puestos de trabajo en Centros Especiales de Empleo, así como otras ayudas a su crecimiento y, como destacado, 4 millones para formación en competencias digitales básicas, STEM y oficios).

Otros 20,6 millones irán para insertar a personas en riesgo de exclusión social: 12,7 millones para empresas de inserción; 6,3 para nuevos programas de alta intensidad; y 1,5 millones  para  programas piloto de fomento del empleo de calidad en servicios de atención a la persona.

Como novedad, el Plan dedica todo un bloque a las oportunidades para jóvenes, con un presupuesto de 28,5 millones de euros. Este impulso al Plan de Empleo Joven en Navarra contempla 16,8 millones para Escuelas Taller; refuerzo de acciones de orientación (2,3 millones), impulso de la formación con compromiso de contratación (1,8 millones), incentivos a la contratación de jóvenes en investigación (2,9 millones),en prácticas o con contratos de formación y aprendizaje (3,2 millones), o contratos relevo (1,4 millones).

Finalmente, 1,4 millones irán destinados aplicar la transversalidad de género al conjunto de políticas activas de empleo y a medidas de conciliación, atención a víctimas de violencia de género, etc.

Fortalecimiento del SNE-NL y coordinación de políticas

El Plan recoge 23 medidas para fortalecer el liderazgo del SNE-NL, transformar digitalmente el organismo y abordar evaluaciones, con cerca de 3,5 millones de euros: modernización de herramientas, atención onmicanal a la ciudadanía y empresas,  etc.

En la coordinación de este Plan PAE con el resto de estrategias y políticas del Gobierno de Navarra (22 medidas), con 23,6 millones aportados por el SNE-NL y 16,5 por el Departamento de Educación, se priorizan dos; las políticas sociales y las de Formación Profesional, en concreto, el empleo acreditable y la acreditación vía experiencia.

Enlace a la noticia original.

Fuente: Gobierno de Navarra.