Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Imagen del logo de ALCER Navarra

ALCER Navarra alerta del “avance sin freno” de las enfermedades renales en el día mundial del riñón

  • Navarra registra unas 65.000 personas con enfermedad renal crónica, un 10% de la población
  • ALCER Navarra muestra su “preocupación” por el fuerte impacto del COVID en los pacientes renales y reclama su pronta vacunación.

ALCER Navarra (Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón) celebra este jueves el Día Mundial del Riñón con una doble preocupación, por una parte “el avance sin freno” de las enfermedades renales y por otra parte “el golpe de la pandemia en los pacientes renales”, con mayores tasas de contagio y mortalidad.

Se estima que más de un 10% de la población adulta tiene enfermedad renal, unas 65.000 personas en Navarra. “Los datos no dejan lugar a las dudas. Su prevalencia crece de forma paulatina sin que se revierta la tendencia, en torno al 30% en la última década a nivel nacional”, explica Iosu Martín, presidente de ALCER Navarra.

Un aumento en la prevalencia, añade Martín, que está relacionado con factores de riesgo como la diabetes y la enfermedad cardiovascular (responsables del 50% de los casos), la obesidad, la hipertensión arterial o el tabaquismo, “muchos de los cuales podrían prevenirse con la adopción de hábitos de vida saludables”.

Imagen del logo de ALCER Navarra
Imagen del logo de ALCER Navarra

“Es muy importante unir fuerzas para frenar estas enfermedades, sensibilizando a la sociedad sobre su importancia y promoviendo la prevención”, explica Martín, quien destaca un infradiagnóstico de las enfermedades renales superior al 40%. “Suelen presentar síntomas poco reconocibles en su inicio que pueden retrasan el diagnóstico y complicar después el tratamiento. Mucha gente tiene problemas renales y todavía no lo sabe”

A esta situación de avance de esta “epidemia silenciosa” se ha venido a sumar el impacto del COVID, con una tasa de contagio y mortalidad (5% y 25%) muy superior en estos pacientes, y una vulnerabilidad “especialmente acusada” en los pacientes en hemodiálisis que han sido contagiados (tres de cada diez fallecen). “Las personas con enfermedades renales son especialmente vulnerables ya que el virus les golpea en mayor medida y además muchos de ellos tienen que acudir a tratamiento tres veces por semana, compartiendo transporte con otros enfermos y aumentando las posibilidades de contagio”, explican desde ALCER Navarra, quienes apuestan por su vacunación prioritaria.

“La pandemia no ha hecho sino acentuar y poner de manifiesto la  gravedad del problema que representa el crecimiento de la enfermedad renal, pero al mismo tiempo la capacidad que tenemos como sociedad de frenar su avance a través de la prevención”, explica Martín, quien lanza un mensaje positivo a los pacientes renales. “Tal y como indica el lema mundial de este año, Vivir bien con enfermedad renal, vivir bien significa llevar unos hábitos de vida saludables ajustados a cada situación y aprender a vivir con la enfermedad a través de un buen manejo de los síntomas y del tratamiento”

Para trasladar estos mensajes al mayor número posible de personas, ALCER Navarra va a trasladar este año los habituales actos de calle a las redes sociales, a través de una campaña en Instagram, Twitter y Facebook dirigida a educar sobre el manejo eficaz de la enfermedad por parte del paciente, así como insistir en la importancia de la prevención y detección precoz de las enfermedades del riñón.

Fuente: COCEMFE Navarra y ALCER.