Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

CERMIN se adhiere al manifiesto publicado por la Fundación CERMI Mujeres con motivo del día internacional de la mujer

Se reclama el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y niñas con discapacidad que dictan diversas Convenciones y Directrices Internacionales con la finalidad de conseguir la igualdad de oportunidades de género y el empoderamiento de estas mujeres

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra-Nafarroa (CERMIN) se adhiere al manifiesto publicado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la Fundación CERMI Mujeres, como interlocutores/as de referencia para defender los derechos de las mujeres, niñas y madres de personas con discapacidad.

La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en su artículo 6 reconoce que “las mujeres y niñas con discapacidad están sujetas a múltiples formas de discriminación y, a ese respecto, se deben adoptar medidas para asegurar que puedan disfrutar plenamente y en igualdad de condiciones de todos los derechos humanos y libertades fundamentales”. Así mismo, la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer a través de su artículo 3 afirma que “se deben tomar en todas las esferas, y en particular en las esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre”;

Las mujeres con discapacidad, -una población que asciende al 16% de la población femenina en general y al 60% de la población de personas con discapacidad-, se encuentran en una situación de profunda invisibilidad e incomprensión en la vida pública y no se reconocen verdaderamente sus necesidades e intereses ni en los poderes públicos, ni en los movimientos de mujeres, ni tampoco en los de las personas con discapacidad, en cuyas organizaciones aproximadamente sólo el 30% de los puestos representativos en los órganos de gobierno son ocupados por mujeres.

Según un Informe publicado a 30 de diciembre de 2014 por la Subdirección General de Planificación, Ordenación y Evaluación del IMSERSO hay un total de 41.818 personas con discapacidad en Navarra, lo que representa un 6,49% de la población. Igualmente, el Plan Integral de Atención a las Persona con Discapacidad de Navarra (2010-2013) muestra que el 58.9% de personas con discapacidad son mujeres (24.630 en valores absolutos).

Si tenemos en cuenta los datos por la tipología de discapacidad que tienen las mujeres en Navarra encontramos que: 54.4% tienen discapacidad física, 16.9% sensorial, 11.7% intelectual, 16.9% enfermedad mental.

El Plan Integral de Atención a las Persona con Discapacidad de Navarra (2010-2013) recoge la constatación de diferentes foros sobre la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad que “produce una situación diferente y especial que es preciso conocer y reconocer para tenerlo en cuenta a la hora de planificar medidas y actuaciones que respondan a las necesidades de esa situación específica.” Asimismo, es importante reconocer el papel al colectivo de madres de niños y niñas con discapacidad ya que necesitan medidas específicas que faciliten la conciliación familiar-laboral. Y es que, son ellas las en la mayoría de los casos (82% de mujeres) ejercen el papel de cuidadoras de sus hijos/as, resultando incompatible con su acceso o mantenimiento en el mercado laboral debido a la falta de cobertura de servicios sociales de carácter conciliador. En la misma línea, sería necesario seguir favoreciendo medidas educativas y legales que propicien que sean los hombres los que se responsabilicen del cuidado de sus hijos/as y mayores con dependencia y/o discapacidad.

El CERMIN entiende que todavía queda mucho camino por recorrer para lograr la igualdad efectiva entre mujeres, teniendo en cuenta la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad. Considera necesario aumentar la inclusión de la variable de género en los datos estadísticos con la finalidad de obtener un mejor diagnóstico que visibilice las necesidades reales que tienen las mujeres con discapacidad en todos los aspectos que influyen en su calidad de vida. Asimismo, defiende la necesidad de impulsar medidas de discriminación positiva para favorecer el acceso a ámbitos como el empleo o la educación o medidas específicas que den cobertura a las mujeres con discapacidad víctimas de la violencia machista.

El movimiento de mujeres con discapacidad es todavía incipiente, por lo que apenas existen asociaciones específicas de mujeres con discapacidad desde las que poder ejercer su derecho a la libertad de opinión y de expresión sobre los asuntos que les atañen directamente, tanto a nivel autonómico, estatal como europeo e internacional. Por ello, desde CERMI Navarra-Nafarroa hemos creado un grupo específico de género con la finalidad de trabajar por la igualdad de oportunidades de mujeres y niñas con discapacidad en nuestra tierra. Entre otras cuestiones, reivindicamos que:

1. Se destinen recursos para el empoderamiento de las niñas y mujeres con discapacidad para incrementar su auto-confianza, así como su poder y autoridad de manera que puedan decidir en todos los aspectos que afectan a su vida.

2. Las organizaciones de personas con discapacidad se comprometan a adoptar como directriz política importante la representación paritaria de mujeres y hombres en la toma de decisiones en sus estructuras orgánicas, incluida la designación de candidatos y candidatas a los distintos puestos directivos y representativos de la organización, así como a fomentar la creación de comités, redes o grupos independientes de mujeres con discapacidad.

3. Se lleve a cabo un pacto con el movimiento de mujeres, fomentando la colaboración y trabajando conjuntamente en materias de interés común.

4. Las organizaciones y organismos de la mujer gubernamentales y no gubernamentales incorporen a las mujeres con discapacidad y los asuntos relacionados con éstas en el movimiento general de mujeres, llevando a la práctica planes de acción conjunta.

5. Se inicien y apoyen económicamente programas especiales para promover la sororidad entre las mujeres con discapacidad, en los que mujeres pertenecientes al movimiento de las personas con discapacidad se apoyen mutuamente a lo largo de las distintas etapas de desarrollo y empoderamiento personales.

6. Se ofrezca un modelo de financiación autonómico con las máximas garantías jurídicas y de sostenibilidad al Tercer Sector dirigido al empoderamiento de las mujeres con discapacidad.

EMPODERANDO A LAS MUJERES CON DISCAPACIDAD, EMPODERAMOS A LA HUMANIDAD. 8 de marzo de 2016.

CERMIN, martes 8 de marzo de 2016.

Comments are closed.