Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

Cartel alusivo al día 8 de marzo

CERMIN se suma al Paro Internacional de Mujeres

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, desde CERMIN trasladamos la situación de las mujeres que permanecen en una situación de exclusión injustificable.

Desde CERMIN nos sumamos al Paro Internacional de Mujeres para mañana 8 de marzo.

Porque… ¿qué ocurriría si durante veinticuatro horas las mujeres decidiéramos simplemente no hacer nada?

Las mujeres con discapacidad suponen el 60% del total de población con discapacidad (en el Estado alrededor de 2 millones y medio de mujeres y en Navarra unas 24.000). Aún hoy la presencia y acceso al mercado de trabajo se ve afectada por la existencia de una importante brecha salarial, dato éste que salta a la vista si se comparan sus salarios con las retribuciones que perciben los hombres con discapacidad. Esta brecha, además, se amplía dramáticamente si se compara con el resto de la población, mujeres y hombres, sin

Paro Internacional Mujeres. Plaza del Castillo 8.03.2017
(cedida por Cocemfe)

discapacidad.

Por su parte, la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, concebida en su día como un nuevo pilar del estado de bienestar y como piedra fundamental de una nueva política de los cuidados, ha acabado convirtiéndose en un sistema en declive continuo, que solamente ha conseguido mantener parte de su vigencia a través, una vez más, del trabajo invisible y precarizado que realizan las mujeres –también las mujeres con discapacidad- en la esfera de lo doméstico.

Cartel alusivo al día 8 de marzo

Las mujeres con discapacidad y las madres de niñas y niños con discapacidad son también parte de esas mujeres que sufren violencia de género, pero que cuando dan un paso para salir de ese infierno, se siguen encontrando con la inexistencia de recursos adecuados que den respuesta a sus necesidades: casas de acogida inaccesibles, obstáculos añadidos para acceder a la justicia, profesionales que desconocen nuestra realidad, incredulidad y sospecha en relación a sus testimonios.

 

Por todo ello, desde CERMIN RECLAMAMOS:

La puesta en marcha de una efectiva política de prevención y abordaje de las situaciones de violencia de género que tenga en cuenta a las mujeres con discapacidad y las madres de niñas y niños con discapacidad.

Coincidiendo con el décimo aniversario de la aprobación de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, las mujeres con discapacidad y las madres de niñas y niños con discapacidad también exigimos la aprobación de un nuevo Pacto de estado sobre esta materia, con el fin de reactivar y hacer verdaderamente efectivos los derechos reconocidos en esta normativa. La promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia son pilares fundamentales que pueden permitir que cualquier mujer pueda desarrollar su propio proyecto de vida y toma de decisiones, de manera autónoma e independiente. Esto, tiene una especial trascendencia para aquellas mujeres con discapacidad en situación de dependencia que se encuentran sometidas a violencia.

Además reclamamos que se reconozcan y valoren las tareas que tanto en el ámbito de lo productivo como en el reproductivo realizamos las mujeres con discapacidad y las madres de niñas y niños con discapacidad, a través de políticas activas que tomen en consideración las aportaciones que como trabajadoras desarrollamos tanto en el mercado laboral como en la esfera del sostenimiento de la vida. Tener independencia económica y ver reconocida y promocionada la autonomía personal son ejes clave para la total emancipación.

También exigimos a nuestros representantes políticos que acaben de una vez por todas con el reconocimiento legal de las esterilizaciones forzadas en nuestro ordenamiento jurídico, que envía, a través de los procedimientos de incapacitación legal, a un  limbo jurídico a miles de mujeres en nuestro país, provocándoles su total muerte civil.

8 de marzo de 2017.