Ir al menú
Abrir barra de herramientas

Herramientas de accesibilidad

El CERMIN, considera que la reforma fiscal es insuficiente dejando a las personas con discapacidad en desventaja con respecto a otros territorios

De las 13 medidas planteadas en materia fiscal por parte de CERMIN, sólo una de ellas fue recogida en la Ley Foral de reforma fiscal. En comparación con País Vasco y el Estado, las personas con discapacidad están en desigualdad en materia fiscal.

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra (CERMIN) valora insuficiente la reforma fiscal llevada a cabo por el Parlamento de Navarra.

Desde CERMIN consideran que no se hecho el suficiente esfuerzo por parte del Parlamento de Navarra en recoger otras medidas fiscales, medidas que sí se recogen en la normativa fiscal de la Comunidad Autónoma Vasca y del Estado, y que contribuirían a promover la igualdad de las personas con discapacidad, las cuales, deben incurrir en costes elevados para alcanzar un nivel de vida digno y adecuado.

Las medidas en materia fiscal planteadas desde CERMIN están relacionadas con, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (deducciones por dependencia), Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (reducciones por donación y adquisición de bienes y derechos sobre el patrimonio protegido), Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (reducción del porcentaje para personas con discapacidad) Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (deducciones para vehículos para personas con movilidad reducida), Impuesto sobre el Patrimonio y deducciones para la creación de empleo de personas con discapacidad (deducciones en el Impuesto de Sociedades

Sólo una de las 13 medidas presentadas a los diferentes grupos, de las cuales solo 3 fueron presentadas por UPN, fue aprobada en el Parlamento y recogida en la Ley Foral de Reforma Fiscal, es la que se libra de cargas fiscales “las transmisiones y demás actos y contratos, del pleno dominio o del derecho del usufructo, de la vivienda habitual del transmitente, siempre que el adquiriente sea descendiente directo o adoptado con discapacidad con un grado de discapacidad igual o superior al 65%”.

Desde CERMIN valoran positivamente esta incorporación pero consideran que se tenían que haber incluido más medidas, medidas que están ya incorporadas en otros territorios forales y el común, y que no suponen un coste económico elevado en conjunto, pero contribuirían a la igualdad de las personas con discapacidad, cuya situación les hace incurrir permanentemente en costes elevados para alcanzar un nivel de vida digno.

CERMIN, jueves 24 de diciembre de 2015.