• Se plantea la puesta en marcha de programas de intervención comunitaria para mejorar la salud mental y la resiliencia de la ciudadanía ante la segunda ola de la pandemia

El Pleno del Parlamento ha aprobado hoy por unanimidad una resolución por la que se insta al Gobierno de Navarra a “evaluar el deterioro de la salud percibida de la Comunidad Foral y la aparición de síntomas de malestar psicológico y emocional ligados a la situación de pandemia”.

La resolución aprobada incluye un segundo punto en el que, a su vez, se emplaza al Ejecutivo Foral a “implementar programas de intervención comunitaria para mejorar la salud mental y la resiliencia de la población ante la segunda ola de la pandemia”.

Imagen de un momento de la sesión del Pleno del Parlamento

Imagen de un momento de la sesión del Pleno del Parlamento

En la exposición de motivos, la resolución impulsada por el G.P. Geroa Bai llama a analizar los “efectos colaterales” de la pandemia para, dado el “empeoramiento en la salud percibida por la población”, posibilitar el desarrollo de cuantas medidas sean precisas a fin de “disminuir o atenuar riesgos aumentando, de paso, la resiliencia de las personas”.

En ese contexto, se alude al deterioro de la salud de las personas con patologías crónicas, al retraso en el tratamiento de determinadas patologías y/o intervenciones quirúrgicas o al agravamiento de la salud mental, situaciones todas asociadas también al “estrés” del confinamiento y a las restricciones propias de una situación que “se va a prolongar aún durante varios meses más”.

Enlace a la noticia original.

Fuente: Parlamento de Navarra